«Quien no conoce más que el mundo presente no puede por menos que percibir en su decadencia un mensaje incomparablemente terrible. Eso no debe ocurrirnos a nosotros. Sabemos que los horrores de la decadencia del mundo viejo son los dolores de parto del mundo nuevo. Así pues, ¿hay todavía algo que esperar? Sí. En apertura a la salvación plena que solo acontecerá cuando Cristo, y solo él, sea rey».

De la primera homilía para adultos deJoseph Ratzinger el 3 de diciembre de 1950 en la catedral de Frisinga

«Quien no conoce más que el mundo presente no puede por menos que percibir en su decadencia un mensaje incomparablemente terrible. Quien no espera sino la salvación de Occidente no verá en la posibilidad de su ocaso más que un horror sin salida. Eso no debe ocurrirnos a nosotros. Sabemos que los horrores de la decadencia del mundo viejo son los dolores de parto del mundo nuevo. El cristianismo primitivo hablaba de un segundo nacimiento de Cristo, al final de los tiempos, preludiado por las contradicciones de un mundo que desaparece. Pero, en ese segundo nacimiento, Cristo se manifestará en su gloria como aquel que transforma el mundo en la venturosa figura futura que ha sido el sueño de todos los milenios. Así pues, ¿hay todavía algo que esperar? Sí. ¿Hay todavía un Adviento? Sí. En apertura a la salvación plena que solo acontecerá cuando Cristo, y solo él, sea rey».

Fragmento de la primera homilía para adultos pronunciada por Joseph Ratzinger el 3 de diciembre de 1950 en la catedral de Frisinga

CONÓCENOS

Laus Deo es un nuevo proyecto editorial repleto de sentido que ponemos en marcha con toda la ilusión, y con el que pretendemos continuar y complementar la labor que iniciamos con Laus Hispaniae. Porque estamos convencidos de que la idea de España va unida desde el origen al cristianismo, y más concretamente al catolicismo.

Este sitio web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estás aceptando nuestra política de cookies